Se considera terapia manual al tratamiento del cuerpo mediante masajes y manipulaciones sobre el tejido blando, los músculos y las articulaciones, siguiendo el concepto de biomecánica de las diferentes estructuras corporales que componen al ser humano.

 

El objetivo es el de eliminar tensión, dolor, inflamación, mejorar la movilidad...mejorando así las condiciones musculares, esquéleticas, articulares, viscerales y neurológicas que pueden estar en disfunción para evitar lesiones y patologías.

 

La terapia manual es una vía alternativa para aquéllos que busquen mejorar su calidad de vida de una forma natural.